Estilo de Vida

Cómo tener una buena relación con tus vecinos

27 de mayo 2019. Escrito por: Ladera San José

Una de las razones por las que uno elige vivir en una comunidad planeada como Ladera San José es la posibilidad de encontrar nuevos amigos y personas afines. Ampliar el círculo de relaciones, encontrar amistades para nuestros hijos, vivir en armonía. 

Queremos compartir algunos consejos para fomentar una buena convivencia. Incluso si no llegan a ser tus mejores amigos, siempre es positivo llevar una relación pacífica con personas que te cruzarás todos los días. Después de todo, en tu ausencia, ¿quién mejor para “echarle un ojo a tu casa”?

Cordialidad

Si eres nuevo en la comunidad, o tus vecinos lo son, no es necesario que te acerques con un pastel recién horneado como símbolo de bienvenida (¡Claro que sería muy bienvenido!). Sin embargo, sentará un buen precedente acercarte, presentar a tu familia y ponerte a disposición. 

Y a partir de ahí, saludar a tus vecinos con una sonrisa y un “buen día, buenas tardes” es siempre señal de buena educación. 

Trata a los demás como te gustaría que te traten.

Cuida especialmente los ruidos molestos. Si esporádicamente haces una fiesta o reunión, dentro del horario y días permitidos en el reglamento, tu vecino entenderá. Pero si es tu costumbre dar golpes con el martillo a primera hora por la mañana o escuchar la TV a todo volumen, tarde o temprano, tendrás problemas de convivencia. 

Si tienes un vecino ruidoso, intenta hablar con él de forma educada. Tal vez sea alguien que tiene problemas de audición y no haya tomado conciencia de cómo te está perjudicando con su contaminación acústica.

Comunicación preventiva.

Si vas a realizar una instalación, fiesta, colocar una reja o realizar una actividad al aire libre, es mejor informar a tus vecinos y a la administración del condominio, así podrán indicarte si estás incomodando, de antemano. 

Si vas a hacer obras en casa, es recomendable que te encargues de que cada día, todas las zonas comunes queden limpias. Intenta tomar acciones para no generar molestias innecesarias a tus vecinos, especialmente si la obra se va a prolongar durante varios días. 

Educa a las mascotas.

Tener un animal de compañía es indispensable para muchos, al grado que lo consideran parte de su familia. El contacto entre tus mascotas, tus vecinos y sus mascotas debe ser paulatino y seguro. 

Cuida que tu mascota no ande haciendo de las suyas en terrenos ajenos y que no ladre a toda hora y por cualquier motivo ya que son de las cosas que rápidamente sacarían de quicio a cualquiera. 

Cuida tu jardín.

Eso de tener árboles o arbustos que sobresalen o invaden el terreno del vecino, puede ser algo sin importancia para ti; sin embargo, a la hora de tener que recoger hojas secas puede ser muy molesto para tus vecinos. Tener un jardín interno bien interno bien cuidado mejora la vida de cualquier casa. La jardinería en fachadas es sumamente importante, crea para todos los vecinos una experiencia de tránsito hacia su hogar… Del jardín en fachadas de las propiedades en Ladera San José, se encarga la administración para asegurar que esa experiencia sea agradable todos los días. 

Acude a las reuniones de la comunidad y respeta las normas. 

En una comunidad de vecinos, existen decisiones que deben tomarse en común. Intenta programar tu agenda para acudir a las reuniones. En ellas, aporta tus ideas constructivas. Respeta el turno de palabra de los demás. Ten una actitud optimista. No observes estas reuniones como una pérdida de tiempo sino como un medio de encuentro y reunión con los demás.

Una vez establecidas las reglas, respétalas, hayas estado o no de acuerdo. Por extensión, asegúrate que todos en tu familia e incluso tus invitados o inquilinos, las conozcan y las cumplan.  

Ir más allá de la cordialidad:

Realiza reuniones. Si buscas generar una relación más estrecha con tus vecinos más allá de la amabilidad necesaria, podría ser una buena idea hacer una reunión en tu casa o relacionarte en la Casa Club, un gran punto de encuentro. Prepara algo agradable para la mayoría de la gente y seguramente se llevarán una buena impresión de ti y tu familia. 

Ofrece ayuda. En alguna ocasión puede ser que veas a tu vecino llegando del supermercado con una gran cantidad de bolsas o detectes alguna otra situación donde podrías serle de ayuda en el momento. Ofrécete. Agradecerán y valorarán tu tiempo y tu gesto.

Cuidando estos estos sencillos detalles y utilizando tu sentido común lograras que la convivencia sea agradable para ti y tus vecinos. 

Recuerda que todos somos diferentes. Como dijo Platón “Cada persona con la que te cruzas está librando una batalla de la que tú no sabes nada. Se amable siempre”. 

La próxima vez que sientas el impulso de ir a tocar el timbre de tu vecino para pedirle algunos cambios, tomate un momento para pensar ¿estoy siendo yo un buen vecino?

Regalo adicional: Audiolibro: ¨Cómo ganar amigos e influir sobre las personas de ¨Liga de audiolibro de Dale Carnegie.